5/5 - (2 votos)

Las persianas eléctricas son una parte fundamental de cualquier hogar por su comodidad y funcionalidad. Sin embargo, como cualquier dispositivo mecánico, pueden presentar problemas. Uno de los más comunes es cuando la persiana no sube.

A continuación, te explicamos cómo identificar y solucionar este problema.

Identificación del Problema

Antes de proceder a cualquier reparación, es crucial identificar la causa del problema. Algunas de las razones más comunes por las que una persiana eléctrica puede dejar de subir incluyen:

  • Atascos en las Lamas: Si las lamas están torcidas o desalineadas, pueden impedir el movimiento de la persiana. Revisa si hay lamas rotas o desplazadas y corrígelas.
  • Problemas con el Motor: Un motor defectuoso o mal instalado puede ser la causa. Verifica si el motor hace algún sonido al intentar subir la persiana o si parece sobrecalentarse.
  • Fallo en el Sistema Eléctrico: Los problemas eléctricos, como cables dañados o conexiones sueltas, pueden afectar el funcionamiento del motor. Revisa el cableado y asegúrate de que todo esté en orden.
  • Desajuste en los Límites del Motor: Si los límites de subida y bajada del motor no están bien configurados, la persiana puede no subir correctamente. Ajusta estos límites según las instrucciones del fabricante.

Soluciones Prácticas

Una vez identificado el problema, puedes proceder a solucionarlo. Aquí te ofrecemos algunas soluciones prácticas:

  • Reparación de Lamas: Si el problema son las lamas, enderézalas o reemplázalas según sea necesario. Asegúrate de que todas estén correctamente alineadas y en su lugar.
  • Revisión del Motor: Si sospechas que el motor es el problema, lo primero es apagarlo y luego revisar su instalación. Asegúrate de que esté correctamente fijado y que los cables estén bien conectados.
  • Revisión Eléctrica: Para problemas eléctricos, revisa todos los cables y conexiones. Si encuentras algún cable dañado, reemplázalo. Si no estás seguro de cómo hacerlo, es mejor contactar a un profesional.
  • Ajuste de Límites del Motor: Consulta el manual de tu persiana eléctrica para ajustar correctamente los límites del motor. Esto suele hacerse con un destornillador, girando los tornillos de ajuste en el motor.

 

persiana eléctrica no sube

Soluciones Avanzadas

Si las soluciones básicas no resuelven el problema, es posible que necesites abordar aspectos más técnicos de tu persiana eléctrica:

  • Reprogramación del Motor: En algunos casos, el motor de la persiana puede necesitar una reprogramación. Esto suele implicar ajustar los finales de carrera o reconfigurar el mando a distancia. Consulta el manual de tu persiana o contacta al fabricante para obtener instrucciones específicas.
  • Inspección de Flejes y Rulos: Asegúrate de que los flejes que conectan la persiana con el rulo estén en buen estado y correctamente instalados. Un fleje dañado o mal colocado puede impedir el funcionamiento adecuado.
  • Verificación de la Capacidad del Motor: Si el motor no tiene la fuerza suficiente para levantar la persiana, puede ser necesario reemplazarlo por uno más potente. Esto es especialmente importante en persianas de grandes dimensiones o materiales pesados.

Mantenimiento Preventivo

Para evitar problemas futuros con tus persianas eléctricas, es esencial realizar un mantenimiento regular:

  • Limpieza Regular: Mantén las lamas, guías y caja de la persiana limpias para evitar atascos y acumulación de suciedad.
  • Revisión Periódica: Revisa periódicamente el estado del motor, los cables y los componentes mecánicos de la persiana.
  • Lubricación: Aplica lubricante a las partes móviles de la persiana para asegurar un funcionamiento suave y prevenir el desgaste.

Cuándo Llamar a un Profesional

Si después de seguir estos pasos la persiana sigue sin funcionar correctamente, es hora de llamar a un profesional.

Un técnico especializado podrá diagnosticar y solucionar problemas más complejos que pueden estar fuera del alcance de una reparación casera.

Las persianas eléctricas son una inversión valiosa para tu hogar, y mantenerlas en buen estado es esencial para su durabilidad y funcionalidad.

Con un mantenimiento regular y sabiendo cómo abordar los problemas comunes, puedes asegurarte de que tus persianas funcionen correctamente durante muchos años.

Sin embargo, para problemas más serios o si no te sientes cómodo realizando las reparaciones, siempre es mejor contar con la ayuda de un experto.

 

LLAMAR AHORA